«Sentirnos invitados II», por nuestro párroco, Antonio Alcalde 1


«SENTIRNOS INVITADOS» (II)

Invitados por caminos distintos

El Evangelio está lleno de invitaciones al banquete de bodas, a formar parte de la asamblea del Pueblo de Dios. Es Cristo el que nos llama por caminos distintos y desde situaciones diversas, y nos convida a sentarnos a su mesa, a ser sus huéspedes y a comer su pan. No despidamos a nadie con las manos vacías. No impidamos a nadie sentarse a la mesa por no saber usar los cubiertos adecuados. ¡La mesa puesta está! ¡Vamos peregrinos a participar!

« A vosotros os llamo “amigos”, porque todo os lo he dado a conocer».

Con el único mandamiento de Jesús: “Amaos como yo os he amado”, nosotros debemos ser testigos de Jesús Resucitado ante los hombres de nuestro tiempo, descubriendo el rostro del hombre, el hermano y hermana que sufre, el rostro vivo de Dios. Así llegaremos a ser Pueblo de Dios, Iglesia en salida, en misión, hospital de campaña que se acerca a cada hombre que sufre en el cuerpo o en el espíritu y cura las heridas de nuestros hermanos con el aceite del consuelo y el vino de la alegría.

(Para seguir leyendo y poder descargar la carta en PDF, pinchar en la imagen de la carta de abajo)

 

El Domingo de Resurrección, la tercera carta


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “«Sentirnos invitados II», por nuestro párroco, Antonio Alcalde

  • José Luis Domínguez Pascual.

    Beato Fray Leopoldo de Alpandeire( Málaga).

    Oh Dios que dijiste: “El que se humilla será ensalzado”, vuelve los ojos de tu misericordia a las virtudes que practicó el Beato Leopoldo de Alpandeire, y haz que también nosotros vivamos humildes y puros en tu santo servicio. Quiero ser humilde, con mucho Amor. Esperanza y Fé. Dígnate concedernos por su intercesión la gracia que te pedimos. Mucha Caridad, si es de tu divino agrado.*** Ruega por nosotr@s.***

    Con todo mi afecto. Jesucristo Resucitado nos Precede. Vamos tras Él. Aleluya.