«Sentirnos invitados», por nuestro párroco, Antonio Alcalde


«SENTIRNOS INVITADOS»

«Tiempo de caminar»

«Qué alegría hospedarte en nuestra tienda, recibirte en abrazo y comunión; y dejar que tu fuego nos encienda en hoguera de amor el corazón!» («Nos convidas, Señor, a tu mesa»)

Participar en un banquete es una victoria sobre la vida. Es una plenitud compartida: es una comunión. Las grandes alianzas se expresan y sellan con una comida. El comer juntos supone una alianza tácita, es decir, aceptar una invitación es aceptar el diálogo. El que se sienta a la mesa abre la boca para comer, pero está invitado a abrir su corazón.

Sin recibir al Señor no podemos caminar «No podemos caminar con hambre bajo el sol», cantamos en la comunión.

(Para seguir leyendo y poder descargar la carta en PDF, pinchar en la imagen de la carta de abajo)

La próxima semana, segunda carta

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *