¡Hasta siempre, José Luis! 3


¡Hasta siempre, José Luis!

Esta semana, nuestro querido sacerdote don José Luis Larrabe Orbegozo –párroco durante 18 años en esta parroquia y en su jubilación, 10 años ha estado con nosotros muchas horas de confesionario, misas, buenas homilías…—, se traslada a vivir a una residencia sacerdotal.

La comunidad parroquial le agrade sus muchos años de servicio, y se compromete a seguir acompañándolo con su afecto y su oración.

Este viernes 3 de septiembre, don José Luis dedicó unas palabas de agradecimiento y despedida a todos los feligreses. Y la parroquia, en nombre de todos, le regaló un libro. Pueden ver las imágenes y vídeo. ¡Hasta siempre, José Luis!

En julio dedicó también unas palabras a los feligreses


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “¡Hasta siempre, José Luis!

  • Manuel d

    Muchas gracias al querido padre Larrabe. Y que Dios le pague tanto cariño y bondad en su labor de pastor de almas. ¡Alabado sea el Señor!

  • Familia echeverria SUMMERS

    Querido D José Luis:
    Muchísimas gracias por el cariño mostrado hacia mi familia durante estos casi 30 años
    Como olvidar las entrañables palabras de sus homilias los días 11 de cada mes, en las misas por el alma de nuestra madre.
    Gracias por su consuelo y por ayudarnos a mantenernos unidos en su recuerdo y en la fe , como ella nos pidió

    Que Dios le bendiga y la Virgen le proteja siempre.

  • Raul Navarro Tova

    Nunca le olvidaré, Padre. Que diferente hubiese sido mi vida si hubiese seguido yendo todas las semanas a escuchar sus sabios consejos como estuve haciendo durante 3 años en los que me trató como a un hijo, pese a no conocerme de nada. Luego desconecté de todo y hace unos meses nos volvimos a ver después de muchos años y fue como un soplo de aire fresco en mi existencia. Me alegré de que siguiese en activo y sobre todo de que siguiese entre nosotros. Se merece descansar. Algún día me gustaría ir a visitarle. Un abrazo muy fuerte y que Dios le bendiga siempre.