Diez verbos para tu diccionario de verano


1.- LEER: Busca tiempo para leer. Es una manera de perfeccionarte con el saber de los demás.

2.- REZAR: Es el modo de entrar en contacto con Dios y expresarle tu amor y tu gratitud.

3.- MEDITAR: Es un ejercicio necesario para llegar a la profundidad de tu corazón.

4.- DIALOGAR: Es la acción más noble del ser humano a través de la cual uno escucha y habla, recibe y da, y así crece y se consolida la amistad.

5.- OBSERVAR: Observa a los demás. Es una actitud que te enseñará mucho y te ayudará a imitar lo positivo de los otros y a evitar sus defectos.

6.- CONTEMPLAR: Contempla la naturaleza. Es el arte de Dios, donde El ha manifestado la belleza.

7.- TRABAJAR: Sí, también trabajar… Pero espera: se trata de que hagas algo, diligentemente. Es el precio que has de pagar por realizarte a ti mismo, ser útil a los demás y construir una sociedad más justa, más humana, más cristiana.

8.- VIAJAR: Es una actividad que enriquece en gran medida, porque entras en contacto con gentes y con culturas diversas que te pueden complementar.

9.- EVALUAR: Para conocerte a ti mismo –el gran principio de la sabiduría- has de evaluarte a ti mismo, has de hacer balance, decidir con energía lo bueno que debes potenciar y lo errado que debes corregir.

10.-AMAR: Es la esencia de la vida, que brinda al ser humano sentido y felicidad. Siempre es tiempo para amar. También las vacaciones.

(Fuente: “Semilla Evangélica”, Hoja diocesana de Teruel y Albarracín)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *